Lesbianas usan un pepino como si fuera un consolador de dos cabezas.

0 visitas
|

A la salida del colegio ellas pasaron por una verdulería y compraron un pepino. Eligieron uno bien largo. Pero no era para comer, ellas lo querían usar como si fuera un consolador. Llegaron a casa y se desnudaron.  Primero se lo metió una. Al comienzo parecía un poco grueso, pero con un poco de dilatación todo marcho de manera perfecta. Pero la otra jovencita también quería disfrutar. Por eso ambas se pusieron de frente con las piernas abiertas y usaron el pepino como si fuera un consolador de dos cabezas. Sin duda alguna resultó mejor que cualquier juguete sexual. Lo disfrutaron a pleno hasta llegar a un orgasmo mutuo.