Madrastra lesbiana metiendo los dedos en el coño de su hija.

0 visitas
|

Esta madrastra le prometió a su marido de 70 que no estaría con otro  hombre. Pero nunca dijo nada de estar con mujeres o con su propia hijastra. Es que la perra tiene necesidades, necesita desahogar sus deseos. Por eso se hizo lesbiana y se convirtió en una muy pero muy guarra. En una mañana común y corriente, se abalanzó sobre su hija y comenzó a abuzar de ella. Le corrió sus bragas y le metió los dedos en el coño. Ella quería excitarla, quería estimular su punto G para darle placer y convertirla en su perra. Y estaba tan fuera de si, que ni le importaba que estuviera la chica que limpia la casa trabajando.